Si en la calle pagas por todo… ¿por qué en internet exiges gratuidad?

GratisNadie se alarma cuando llega la cuenta del restaurante a la mesa, ni cuando el revisor pide el billete en el tren, pero saltan las alarmas si se exige dinero por un servicio en internet, donde fluye cierta predisposición a la “barra libre para todos”, una tendencia abocada a morir por el esquema de la red. “Según vaya madurando el sistema de internet este fenómeno terminará por desaparecer, porque no es sostenible para las empresas no cobrar por servicios que sí cuestan dinero”, ha explicado a Efe Jorge Pérez, doctor ingeniero de Telecomunicación por la Universidad Politécnica de Madrid.
Este inevitable desenlace “no llegará de un día para otro, ni por convencimiento de los usuarios, sino por la propia madurez del esquema de internet“, que se acabará ajustando a las reglas del mercado, según este experto, que ha sido responsable del Aula Fundesco y de la Cátedra Broadnet-Sociedad de la Información de la UPM, entre otros méritos.

Este ex decano del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación ha explicado que los modelos de negocio con éxito al inicio de la era de internet irán cambiando, porque la gente se está dando cuenta de que prefiere pagar un poco más para evitar incomodidades como la publicidad y beneficiarse de mejores servicios. Y todo eso cuesta dinero, según el experto, quien ha añadido que cualquier empresa dentro o fuera de internet necesita ingresos y beneficios para sobrevivir; de otro modo no sería sostenible. Ha recordado que el pago directo del usuario por un servicio no es el único modelo de rentabilizar un negocio en la red; también se obtiene dinero con publicidad, con modelos de suscripción y “premium”, etc.

A su juicio, es curioso ver cómo se pagan cantidades enormes de dinero por un nuevo terminal de telefonía y cómo se abona sin excesivos recelos el acceso a internet, mientras que, por el contrario, se tilda casi de aberración el hecho de que ciertas empresas decidan cobrar costes simbólicos por servicios de calidad con los que el usuario está muy contento. También resulta peculiar comprobar la percepción no justificada que tienen los ciudadanos de unas empresas respecto a otras en relación con el coste que suponen.

Así, existe una predisposición generalizada a maldecir muchas veces sin fundamento a los operadores de telefonía, a los que se considera unos “sacacuartos”, mientras que las grandes plataformas de internet son percibidas como entes maravillosos porque no cobran y lo ofrecen todo gratis, cuando no es cierto. “Claro que esas grandes empresas obtienen beneficios, aunque no cobren directamente al usuario por sus servicios”, ha añadido.

Por otro lado, la picaresca está contribuyendo muy poco o nada a concienciar del valor de los servicios y productos en internet, un ámbito en donde pueden difundirse muy fácilmente, ha advertido el experto.

Las descargas ilegales

Las descargas ilegales se están registrando especialmente en sectores como el editorial, las discográficas o los medios de comunicación; de hecho, la industria cultural dejó de ingresar 1.220 millones de euros en 2012 por descargas ilegales, según datos del sector.

Otros expertos del sector, como la presidenta de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), Elena Gómez del Pozuelo, advierten de que uno de los problemas de que el cibernauta no vea con muy buenos ojos pagar en internet es el excesivo precio que se cobra por algunos servicios, porque en la red deberían ser más baratos dada su peculiar naturaleza. La gente es buena pagadora si el precio es justo, ha dicho Gómez del Pozuelo, tras agregar que ciertos sectores como el de la música o el cine mejorarían sus resultados económicos si redujeran los precios de sus productos. “Si fueran más baratos, llegarían a muchos más usuarios”, ha explicado la presidenta de Adigital, que es además fundadora de empresas digitales como telecigüeña o Womenalia.

Por parte de la empresa española Tuenti (la popular red social de Telefónica), su vicepresidente de desarrollo corporativo, Sebastián Muriel, ha dicho que esta compañía está apostando por modelos de negocio que garanticen la rentabilidad, con estrategias de diversificación económica que no carguen los costes sobre el usuario, como la publicidad no intrusiva y una política de innovación.

Ha añadido que será complicado modificar la cultura del gratis total por el acceso a los contenidos en Internet  siempre y cuando haya opciones parecidas sin coste alguno; el usuario está acostumbrado a pagar por el terminal telefónico o el acceso a Internet pero no tanto por los servicios de los que se beneficia.

Fuente: TEKNAUTA

Autor: Amaya Quincoces (EFE)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s